Todas, tod@s, todxs, todes: historia de la disidencia gramatical

Tiempo de lectura: 1 min

Hoy escribo en eldiario.es sobre el desdoblamiento de género (todos y todas), el femenino genérico (todas) y el género neutro en -e (todes).

No hay nada inherentemente femenino en una grúa, ni masculino en un botón. Aun así, decimos que en español grúa es femenino y botón es masculino. En realidad, cuando se trata de objetos, nada impediría que hablásemos de que las palabras tienen género A y B, en lugar de hablar de masculino y femenino. Pero cuando hablamos de personas, la cosa se complica…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *