Adenda al ‘sologate’: sobre el argumento de la tonicidad